EntrevistasInternacional

Francisco en Irak. Diálogo con Ezequiel Kopel

Cerca de cumplir sus ocho años como Papa, Francisco realizó el que quizás sea, hasta ahora, su viaje más osado: Irak.

En Tapa dialogó con Ezequiel Kopel*, periodista y especialista en Medio Oriente, para desentrañar el significado de este viaje a una de las regiones más calientes del mundo y sobre la que hay muchos más prejuicios que intenciones de saber qué es lo que verdaderamente pasa.

 

En primer lugar, preguntarte por la situación en la región y en particular por la relación Irak-Irán. Y, en ese contexto, cómo viste la visita de Francisco a Irak.

La vi sobre tres ejes temporales la visita. Un eje mirando al pasado, uno al presente y otro al futuro. El pasado es la situación de ya casi de retirada de la comunidad cristiana de Medio Oriente. La gente tiende a olvidar que el cristianismo nació en esa región. Se lo asocia mucho con Occidente, que fue su expansión. Pero todas las religiones monoteístas nacieron de Medio Oriente. Y lo que está pasando desde hace casi cien años, sin pausa, es que de a poco las comunidades cristianas van dejando la zona. No solamente van dejando la zona, están siendo cada vez más perseguidas. Esto no tiene retorno. Lentamente lo que vamos a ver es la desaparición del cristianismo del Medio Oriente. Como también ha pasado con las comunidades judías. Hoy por hoy la única comunidad judía importante que queda es la de Israel.

El otro eje es el del presente. El Papa jugó fuerte cuando citó al Ayatolá Ali Sistani, una de las autoridades religiosas más importante de Irak. Sistani es un iraní. Nació en Irán, se fue a Irak y se transformó en una bandera de este país. Hoy es un iraquí que los mismos iraquíes respetan mucho porque fue la autoridad religiosa que presionó a los estadounidenses en la ocupación del 2003 para que se sancione la constitución que, nos guste o no, democratizó de alguna manera Irak porque los chiítas que son mayoría, terminaron gobernando. Y de a poco con esa presión, hizo que los estadounidenses se vayan de Irak. Además siempre resintió la influencia de Irán dentro de Irak, que empieza a operar mucho con la salida de Saddam Hussein. Fue muy interesante que ningún medio cercano a la Guardia Revolucionaria iraní o al Ayatolá Khamenei, dijeran una palabra sobre el encuentro de Sistani y del Papa.

¿Puede tener alguna repercusión negativa para Irak por parte de Irán este encuentro del Papa con Sistani? ¿Cómo lo ven a Francisco en Irán luego de esto?

En las declaraciones oficiales iraníes Francisco fue visto siempre muy bien. A partir de esta visita a Sistani, mas lo último que hizo con la visita al Kurdistán, que es el mensaje a futuro, me parece que los iraníes empezaron a ver que el Papa está jugando fuerte. Fue a jugar a su patio delantero, no a su patio trasero. Creo que fue visto como un desafío, porque empodera a una autoridad moderada, Sistani, que resiente la influencia de Irán en Irak, y a la vez visita un lugar de un pueblo que busca la independencia pero que el límite del territorio a independizarse no está claro e incluye partes de territorio iraní.

¿Dónde lo ves el desafío?

Lo veo en lo que hizo, lo veo con lo de Kurdistán, y lo veo con lo que anuncia. Él dice que el próximo viaje es al Líbano. En el Líbano opera el Hezbolá. Francisco va a hablar con la autoridad chiíta más importante del mundo. Y está diciendo que no es Khamenei, es Sistani. En los comunicados del Vaticano lo describen con mucho respeto, como un par. Y la visita el Líbano no es cualquier cosa. Está la comunidad cristiana católica más grande de todo medio oriente que son los maronitas. Va a jugar en el patio donde está el Hezbolá. Es más peligroso ir al Líbano que a Irak. El anuncio de ir al Líbano es el quiero vale cuatro. Redobla la apuesta.

¿Cuál es el papel de Irán en la zona?

Creo que lo que quiere Irán es incidir de alguna manera. El deseo de Irán de expandirse choca con su propia naturaleza que ¿cuál es? Es un país persa y chiíta en una región de mayoría árabe y sunita. ¿Podés hacer en medio oriente revolución islámica? Yo creo que no. Le gustaría, recordemos que Irán es una revolución. Pero choca con su propia naturaleza. Irán aprieta, pero no rompe. El año pasado cuando se planteaba una posible guerra entre Irán y Estados Unidos planteaba lo siguiente: Irán avanzó y solidificó su poder en la región en los últimos 40 años sin ninguna guerra, ¿por qué haría una guerra ahora? El corredor de Irán, Irak, Siria y el Líbano le sirve para influir en otros actores que pueden golpear a sus enemigos sin que ellos tengan que decir nosotros somos. Eso es lo que hace en Ira y en el Líbano con Hezbolá que es su brazo que comunica en árabe. Esto es muy inteligente porque una cosa es tener a la Guardia Revolucionaria hablándole a Medio Oriente en persa, en cambio el Hezbolá te habla en árabe, choca menos de alguna manera.

Volviendo a Francisco, ¿por qué es tan importante lo de Kurdistán? Vos decías en la nota que escribiste para Panamá que el día que Kurdistán tenga su Estado, a Francisco lo van a recordar como una persona fundamental en ese proceso.

Porque no hubo ningún líder religioso de la estatura de Francisco que haya ido al Kurdistán, primero y principal. Recordemos que Juan Pablo II canceló su viaje a Irak en 1999 por cuestiones de seguridad. Y Francisco va 4 años después de ISIS, que todavía opera ahí en la zona. Hubo 23 ataques las últimas 4 semanas. ¿Por qué? Es como cuando Maradona se sacó la foto con la bandera de Palestina. Te queda esa foto para mostrar hasta el último día. No sólo eso. Yo pensé que el Vaticano iba a criticar las estampillas que salieron del Papa en el Kurdistán. No dijeron nada, miraron para otro lado.

¿Por qué decías que este es el viaje que mejor expresa el papado de Francisco?

Porque es in your face. Más activo imposible. Fue al lugar. No hemos tenido un Papa que viaje a Yugoslavia en el momento de los hechos. Esto es ir al lugar de los hechos, al mismo sitio. Es ir a tratar de sostener el lugar en donde más está cayendo la comunidad cristiana. Es como decir yo te voy a hacer siete goles si venís a jugar a mi cancha y que vos me digas bueno dale voy a tu cancha. Y ahí te juego los 90 minutos.

¿Y puede tener algún impacto en la comunidad cristiana? Teniendo en cuenta esto que planteabas de que está desapareciendo de la zona.

Para mi está perdido eso. Siempre van a existir comunidades cristianas como existieron comunidades judías luego de la expulsión por los romanos. Pero no tiene vuelta atrás. La respuesta es el Líbano. Es el fracaso de un país cristiano. Es la imposibilidad de crear un Estado cristiano en el medio de Medio Oriente. Hay una mirada un poco romántica del Medio Oriente, esta idea de que las culturas conviven armónicamente. La realidad es que las culturas sólo conviven si hay uno que la domina, si hay uno más grande que el otro. Ni árabes, ni persas, ni turcos, ninguna de las grandes minorías ahí tolera mucho que surjan otros estados nacionales. El Líbano ya demostró que un Estado cristiano ahí no tiene lugar.

¿Cuál es el papel de Estados Unidos? ¿Puede haber algún cambio en su posición con la llegada de Biden a la presidencia?

Creo que el Papa está más en la línea de Estados Unidos. Biden es un seguidor de Francisco. El Papa no está jugando a la agenda de Estados Unidos, pero con las cartas sobre la mesa creo que sabe que la posición más desestabilizadora en la región no es actualmente la de Estados Unidos. A Biden lo veo mucho volviendo a lo Obama. Que a pesar de lo que se dice de Trump, el que inició la retirada de Medio Oriente fue Obama. A Estados Unidos le gusta estar para que no estén otros, pero también para tener un decir sobre por ejemplo el mercado petrolero mundial. El gran problema de la política de Estados Unidos en Medio Oriente es que muchas veces sus aliados llevan agendas que van en contra de sus beneficios. Es el caso de Israel y Arabia Saudita. Arabia Saudita fue en contra del pacto de Estados Unidos con Irán por el tema de la desnuclearización. En el caso de Israel, a pesar de siempre tirarse más para el lado israelí en el conflicto con Palestina, fue el único actor que presionó un poco a los israelíes para llegar a la paz con los palestinos. ¿Por qué? Porque necesitaban tranquilidad en la zona. El conflicto Israel-Palestina no le garantiza a Estados Unidos beneficios. Siempre hago el contrafáctico de que a los israelíes les encantaría que Estados Unidos no oficie como mediador. Preferirían que entren los rusos porque no les van a hacer caso. Rusia no presionaría a Israel para que llegue a un acuerdo con los palestinos, no le interesa.

¿Cuá es el juego de Rusia?

Es que todos hablen con Putin. En todo lo que no se mete Estados Unidos, que termine en Rusia. Es un juego multicausal, tiene mucho que ver de meterse a jugar en Medio Oriente luego de las revoluciones democráticas en los 2000 en las ex repúblicas soviéticas. Entrar en el patio donde también juegan otros. Se tiende a olvidar que Rusia apoyó la ofensiva de la OTAN en Libia. Lo que pasa es que después Rusia se dio cuenta de que era uno de los principales perjudicados de todos los contratos que se le cayeron con Muamar Gadafi. Y ahí se dio cuenta de que todo lo que estaba pasando, las revoluciones, insurrecciones, como lo quieran llamar, terminaban compitiendo mucho contra sus intereses. Entonces dijo “bueno, empiezo a intervenir acá”. Si todos hablan con vos, empezás a tener más poder. También económicamente la participación en Medio Oriente le sirve para jugar una de sus cartas principales de exportación. Si Estados Unidos exporta el 45% de las armas de Medio Oriente, Rusia exporta el 20%. Y la guerra de Siria le sirvió a Rusia, al igual que a Estados Unidos, como un bazar de armas. Entonces, como decía, es multicausal. Hablo con todos, tengo otro papel en el mundo, todos me necesitan y también equilibra la presencia norteamericana en la región.

Para ir cerrando, se cumplieron hace unos días 8 años del papado de Francisco. ¿Qué reflexión te merece?

Viéndolo con el tiempo, creo que Francisco fue solidificando su poder. Creo que los primeros dos o tres años fue asentando su poder. Quiso desarrollarlo, ver quiénes son sus enemigos. Y creo que a partir de la crisis de refugiados creo que estamos viendo a un Francisco que se coloca en un lugar, que ya no juega en con las dos campanas y que tiene una agenda clara. Tal vez me esté excediendo, pero se dio cuenta de que se va a morir, lo finito de su vida. Y se pregunta cuál es su legado. ¿Le quedan 5 años más, 10 años más? Ya está cerca de los 90 años. Es ahora o nunca. Creo que le pesó eso y se dio cuenta de su lugar en la Historia.

 

*Ezequiel Kopel es periodista y autor de dos libros: La disputa por el control de Medio Oriente (2016) y Medio Oriente, lugar común (2020)

 

 

Comment here