EntrevistasInternacional

Entrevista al embajador palestino Husni Abdel Wahed: “Los palestinos no queremos destruir a Israel, solamente queremos poder vivir en libertad”

En exclusiva entrevistamos al embajador palestino en Argentina Husni Abdel Wahed, sobre la situación dramática que se vive hoy en la Franja de Gaza por los enfrentamientos entre Hamas y el Estado de Israel y que ya han dejado centenares de muertos, la inmensa mayoría del lado palestino.

¿Cómo está hoy en día la situación en Gaza?

La situación es como ayer y como mañana, lamentablemente es una situación que venimos viviendo hace 73 años. A diferencia de lo que plantean algunos medios hegemónicos de que esto empieza de cero, de que viene sin origen y sucede porque a alguien se le ocurrió tirar un cohete desde Gaza hacía Israel y que se va a acabar mañana o pasado mañana con una tregua, porque seguramente habrá pronto una tregua, esto se acaba ahí. No, esto es la consecuencia de la ocupación israelí de Palestina, desde 1948 cuando Israel ocupó el 78% del territorio palestino histórico y expulsó el mismo porcentaje de la población de sus hogares. Y luego en 1967 Israel ocupa el 22% que aún no había ocupado. En la llamada Guerra de los seis días ocupa la Franja de Gaza, Cisjordania incluido Jerusalén oriental que son territorios palestinos. Y con esto el cien por ciento de Palestina está bajo ocupación israelí, que tiene características del colonialismo tradicional. En la vida cotidiana del pueblo palestino, está la represión, el asesinato, la confiscación de tierras, la limpieza étnica, privar a la población palestina de sus derechos más elementales, incluyendo la libertad de culto. En fin, es una potencia de ocupación que intenta someter a un pueblo a sangre y fuego. Y otro elemento permanente en su política es la judaización del territorio de Palestina.

En los últimos tiempos Israel incrementó e intensificó su política de represión y esto repercutió en los episodios que vivimos hoy. La verdad que no he tenido tiempo en las últimas cinco horas de actualizar la información, porque estoy muy ocupado (NDR: miércoles 19 de mayo), pero hasta la mañana ya eran centenares las víctimas mortales entre los cuales la mayoría son niños y mujeres, como si los hombres su vida no contara, pero siempre se resalta niños y mujeres. Quiero decir con esto que no hay nadie que se salve, porque una bomba o un misil que llega de Israel no pregunta tu militancia o qué edad tienes, simplemente mata a la gente donde cae. La devastación es tan malvada, que según algunos israelíes quieren devolver a Israel a la prehistoria.

¿Usted piensa que la respuesta desmedida de Israel tuvo que ver con los problemas que tuvo el primer ministro Benjamín Netanyahu para conformar gobierno?

Definitivamente. Esto es la manifestación de dos crisis. Una crisis en la sociedad israelí que ha sido objeto de una campaña de adoctrinamiento desde el momento de la fundación del Estado de Israel. Según algunos, Israel cuando se funda tenía aires de centro izquierda y ahora Israel es de ultraderecha fundamentalista fascista y esto lo produjo un adoctrinamiento permanente. La segunda manifestación de esta crisis es justamente la crisis del sistema político israelí. Que está llegando a un momento de quiebre. Una cosa va de la mano con la otra y una es producto de la otra. Esto se traduce en los resultados de las elecciones en los últimos veinte años. Si uno analiza ve el crecimiento progresivo y sostenido de las corrientes de fascismo y de extrema derecha en la sociedad israelí. Esto también se ve reflejado en cuatro elecciones en los últimos dos años, las últimas fueron en marzo último, donde el primer ministro Netanyahu no pudo conformar un gobierno y se le encomienda la tarea a un líder de la oposición. El señor Netanyahu enfrenta varios casos en la justicia por corrupción y el hombre tiene un sólo salvavidas que es la inmunidad que le otorga su cargo y que para mantenerse fuera de las rejas está dispuesto a bombardear cincuenta Palestinas, no una sola. Por lo tanto, se ve como intensificó su política colonialista y represiva en los últimos tiempos y aparentemente está dando resultado, porque normalmente cuando hay una confrontación con alguien externo se cohesiona el frente interno. De hecho, en las negociaciones para conformar un gobierno, cierto sector de la oposición también de derecha, declaró que es el momento de la unidad nacional y mostraron su disposición a conformar un gobierno con el señor Netanyahu. Por lo tanto, sí, esto es algo que tiene que ver en un cien por ciento con la crisis tanto política, como de la sociedad israelí.

¿Qué piensa de la repercusión internacional que tuvo el conflicto, por ejemplo, en la ONU? ¿Qué papel está jugando Estados Unidos? Y ¿Qué piensa del comunicado de la cancillería argentina?

Empiezo por lo de la cancillería argentina. Tuve una reunión en cancillería y les presenté las reservas que tenemos a este comunicado y no es para comentar en los medios de comunicación, nosotros no somos como aquellos que clasifican y evalúan las políticas de un estado independiente y soberano. Nosotros somos respetuosos de las políticas de los países, y más aun cuando son nuestros amigos, como es el caso de Argentina. Las reservas que tenemos ya fueron presentadas por los canales que corresponden. Con respecto a la comunidad internacional, la ONU y Estados Unidos, lamentablemente su actitud es deficiente y deja mucho que desear. Hay que considerar que Naciones Unidad es el producto de la posguerra y es conocido bajo qué mecanismos y bases se conforma. Hubo muchas solicitudes y comisiones de muchos países que reclaman reformar a la ONU porque no representa ni está a la altura de los desafíos de hoy. El Consejo de Seguridad fue incapaz de resolver este tema y no ha sido capaz de ni siquiera sacar un comunicado y esto es producto de la postura norteamericana que se opone hasta a sacar un comunicado. Por lo tanto, le da luz verde a Israel para que ejecute sus políticas y sus objetivos. Lamentablemente se creía que el cambio de administración norteamericana podría traer algún cambio positivo para la humanidad y lo cierto es que aún tenemos esperanzas de que esto sea así. Pero lamentablemente al momento vemos un discurso que dista mucho de la práctica. El caso de Palestina es grotesco y, como seguramente en política no existe la casualidad, anteayer se difundió la noticia de que Estados Unidos había aprobado la venta de nuevas armas a Israel por 735 millones de dólares. Israel no necesita más armas para reprimir a un pueblo que está ocupando hace 73 años. Armas le sobran al Estado de Israel, de hecho, según algunos especialistas, es uno de los ejércitos más poderosos del planeta. Por lo tanto, no necesita más armas. Pero el anuncio de la aprobación de la venta es un mensaje del apoyo incondicional a Israel y esto es lamentable. Por eso es importante que la comunidad internacional tenga conciencia de lo que ocurre, porque esto no sólo afecta al pueblo palestino, sino que puede afectar la estabilidad y paz del mundo. Por lo tanto, la comunidad internacional está llamada a actuar por su responsabilidad, aunque lamentablemente no actúa de forma responsable.

¿Cómo es la relación hoy en día entre la Autoridad Palestina y Hamas? Y ¿Que autocrítica tienen de esta relación a lo largo del tiempo?

La verdad que no es el momento de hacer evaluaciones de la relación mientras nuestro pueblo está siendo objeto de una masacre. Desde ya que problemas internos tenemos, tenemos una división y tenemos mucho que trabajar al interior de la sociedad palestina. Pero la verdad como le decía recién cuando Israel bombardea no le pregunta a nadie a qué sector pertenece y que simpatías tiene. Es la sangre de nuestro pueblo que se derrama y la responsabilidad de todos nos obliga a hablar por nuestro pueblo, por su vida y por su futuro. Y sí seguramente cuando este episodio termine tenemos que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para reunificar nuestras ligas. De hecho, desde el mes de enero ya habíamos avanzado en este sentido y en el mes de marzo se habían colocado elecciones, porque creemos que este es el camino, la democracia y lo que elija nuestro pueblo será bienvenido. Pero lamentablemente una vez más Israel impide la realización de las elecciones, primero impidiendo la realización de la misma en la ciudad santa de Jerusalén y luego con esta agresión en contra de nuestro pueblo. Por lo tanto, por ahora la prioridad es la vida de nuestro pueblo y luego vendrán tiempos en que podremos dirimir nuestras diferencias y yo pienso que ya veníamos bien encaminados hasta que ocurrieron los ataques.

Por último ¿Cuál cree usted que es la solución luego de tantos años de conflicto?

La solución no es una tregua, porque ya viene la tregua. Como hubo tregua en el año 2014, como hubo tregua en el año 2012 y como hubo en otras oportunidades, pero siempre esto vuelve a estallar simplemente porque el origen, la esencia del mal, es la ocupación y todo lo demás se deriva de ahí. Y cuando hablamos de poner fin a la ocupación lamentablemente hay quienes promueven la idea de que los palestinos, los árabes queremos destruir a Israel. Y la verdad es que lejos de esto. Un pueblo bajo ocupación, reprimido, privado de todos los derechos más elementales, más que destruir a alguien simplemente lo que quiere es poder vivir, respirar, sentir la libertad.

Quiero terminar con dos frases del presidente palestino bajo ocupación Mahmud Abás. Dice: “No queremos destruir un Estado, queremos construir uno al lado” que es el Estado de Palestina. La otra cita que dice el presidente palestino sostiene que “no sobra un pueblo en el planeta, sino que falta un Estado”. Y ¿dónde el estado de Palestina?, en tan sólo el 22 por ciento de territorio de la Palestina histórica que Israel ocupó en el año 1967, que es la Franja de Gaza Cisjordania incluido Jerusalén oriental. Esto es posible, es necesario, es urgente, siempre y cuando haya voluntad de Israel. Hasta ahora Israel no ha tenido que pagar ningún costo por su ocupación, ya que cuenta con la protección y el blindaje de las grandes potencias y por lo tanto no se ve en la necesidad de llegar a un arreglo pacífico poniendo fin a su ocupación. Y por ello el rol de la comunidad internacional es sumamente importante para poner fin a esa ocupación y darles paz a nuestros hijos, a los hijos de ellos y para la paz y la estabilidad del mundo.

Comment here