El futuro ya llegó

Las tardes cuando era chico tenían un denominador común: el pan con manteca y la televisión. Los dibujitos en la pantalla y la merienda se combinaban como un oasis que me sacaba por un rato de la calle y me trasladaba a

ver artículo completo