Connect with us

Hi, what are you looking for?

Noticias

La eliminación del fideicomiso para barrios populares paralizó obras en las zonas más inseguras de Rosario

 El Fondo de Integración Socio Urbana -FISU- que financiaba proyectos en barrios populares fue creado por decreto en diciembre de 2019 cuando faltaban pocos días para que Mauricio Macri le entregue el gobierno a Alberto Fernández. Ahora, el fideicomiso quedó a tiro de eliminación junto a otros fondos también creados por decreto, como adelantó Milei.

En consecuencia, se paralizaron las obras destinadas a Rosario que se estaban desarrollando en Nuevo Alberdi, Santa Lucía y los barrios del distrito oeste, zonas rojas afectadas por el narcotráfico.

Las obras urbanísticas ya tenían convenio firmado y algunas estaban en ejecución, sin embargo, desde la asunción de Milei se frenaron y ahora con la amenaza de eliminar los fondos fiduciarios desorientaron a las autoridades municipales que analizan reclamos administrativos y judiciales.

 Las obras urbanísticas ya tenían convenio firmado y algunas estaban en ejecución, sin embargo, desde la asunción de Milei se frenaron y ahora con la amenaza de eliminar los fondos fiduciarios desorientaron a las autoridades municipales que analizan reclamos administrativos y judiciales

En rigor, las partidas del FISU que se distribuyeron en Rosario siempre fueron escasos en relación a las grandes barriadas marginadas hace décadas y que explican en gran medida la penetración de las bandas mafiosas que se hicieron del control territorial con la venta de drogas y el sicariato.

Por lo tanto, las obras de urbanización son fundamentales para atacar el problema del narcotráfico en Rosario porque permiten mejorar los entornos, abrir calles, alumbrado y con ello la posibilidad del ingreso de patrullajes, ambulancias y otros servicios públicos.

Lo cierto es que ahora, las obras de urbanización que se sostienen en la ciudad son las financiadas por el municipio, la provincia y créditos internacionales que se recibieron oportunamente porque las líneas nuevas que estaban al salir y necesitaban el aval de nación fueron pisados por Caputo o porque al no completarse el organigrama, en muchos casos faltan firmas.

 Las obras de urbanización que se sostienen en la ciudad son las financiadas por el municipio, la provincia y créditos internacionales que se recibieron oportunamente porque las líneas nuevas que estaban al salir y necesitaban el aval de nación fueron pisados por Caputo o porque al no completarse el organigrama, en muchos casos faltan firmas

Por lo pronto, los funcionarios municipales de Rosario están desorientados: “hace tres semanas nos reunimos con el secretario de Vivendas, Héctor Lostri, que nos transmitió tranquilidad, que iba a seguir siendo Secretaría, pero después desarman el Ministerio de Infraestructura y ahora no se sabe que pasará”, comentaron a LPO desde el Palacio de los Leones.

Para peor, el mismo jueves que publicaron la reactivación del FISU el presidente salió a decir que se eliminaban los fideicomisos creados por decreto como en este caso y ahora no hay novedades.

Solo un mes atrás, el intendente Pablo Javkin y su secretario de Gobierno, Sebastián Chale, se reunieron con Lostri:  “Llevamos proyectos propios y establecimos avanzar en los procesos de urbanización de los barrios populares de Rosario, para seguir construyendo una ciudad más segura e integrada”, contó el alcalde en ese momento. Nadie sabe qué pasará ahora.

Hoy tuvimos la primera reunión de trabajo con el secretario de Vivienda y Hábitat de Nación, Héctor Lostri, junto a nuestros equipos. pic.twitter.com/IMWrw82NbI

— Pablo Javkin (@pablojavkin) January 18, 2024

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *